lunes, 22 de junio de 2015

Riesgos de la RADIACIÓN SOLAR

El sol, imprescindible para la vida en la Tierra, puede tener consecuencias dañinas sobre el organismo debido a una radiación excesiva, siendo en verano cuando existe mayor probabilidad de dicho exceso de radiación.

Quemaduras, envejecimiento cutáneo (manchas en la piel), lesiones oculares, insolaciones y cáncer de piel (carcinoma y melanoma maligno) son algunas de las consecuencias que la radiación solar puede provocar.

La radiación solar se descompone en distintos tipos, según su longitud de onda, y se clasifican en: rayos Gamma, rayos X, Vacuum UV (ninguna de estas tres llega a la superficie terrestre), radiaciones ultravioletas, radiaciones visibles y rayos infrarrojos.

Las radiaciones ultravioletas (UV), que son las que nos interesa conocer por sus efectos perjudiciales, pueden ser UV-A, UV-B y UV-C.

La única forma de
evitar completamente
los daños del sol es
impedir la exposición

Rayos UV-A: son los más penetrantes en la piel, producen el bronceado, envejecimiento prematuro, irritación, arrugas, manchas o pérdida de elasticidad, afecciones oculares, quemaduras y cáncer de piel
Rayos UV-B: producen un efecto calorífico y bronceado. Es más perjudicial que la radiación UV-A. Son filtrados en parte por la capa de ozono
Rayos UV-C: tienen mayor capacidad de producir quemaduras. Son muy peligrosos para la salud. No llegan a la Tierra, son filtrados por atmósfera y ozono

Protectores Solares:
Nuestra piel es en esta época muy vulnerable. Los efectos negativos de la exposición prolongada al sol son acumulativos.
Las cremas de protección solar contienen sustancias que actúan como filtros solares, reduciendo la cantidad de rayos que penetran en la piel.
La capacidad de filtro de las cremas de protección solar, se expresa con el denominado Factor de Protección Solar (FPS): que expresa cuantas veces más se puede estar expuesto al sol para producir el mismo enrojecimiento o eritema que si no se hubiera utilizado la crema de protección solar (si el primer día podemos estar 10 minutos, utilizando una crema de FPS de 5 podremos estar 50 minutos). Cuanto más alto es el FPS, más alta es la protección a los rayos solares.

Recuerde que ni siquiera los productos de protección solar muy eficaces y que protegen frente a ambas radiaciones, UV-B y UV-A, pueden garantizar una protección total frente a los riesgos que la radiación ultravioleta (UV) entraña para la salud.

Se recomiendan las siguientes medidas de protección:

  • Evitar exponerse al sol en las horas centrales del día, así como durante tiempos prolongados
  • Disminuir las partes del cuerpo expuestas directamente
  • Cubrir la cabeza con sombreros o gorras
  • Utilizar gafas de sol homologadas que filtren, al menos, el 90% de la radiación ultravioleta
  • Beber agua o líquidos sin alcohol para evitar la deshidratación
  • Utilizar protección solar con un factor elevado y adecuados a la edad, tipo de piel y zona del cuerpo
  • Alguna medicación puede aumentar la sensibilidad a la radiación ultravioleta. Conozca su medicación
  • Utilizar protección solar aunque esté nublado
  • Proteger los labios con protector labial


Son especialmente peligrosas las
exposiciones en niños y jóvenes

Fuentes: Ministerio de Sanidad y Asociación Española Contra el Cáncer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada